Tiempo de lectura: 8 min

Usted tiene una idea de negocio. Tiene el entusiasmo para sacarla adelante y está dispuesto a dedicarse 100% a su emprendimiento. Pero, usted necesita, más allá de su tiempo, dinero para poder hacer su emprendimiento una realidad. 

Los siguientes blog-posts tratarán de manera resumida el tema de la consecución de capital de riesgo para montar un nuevo negocio.  Por supuesto, este tema es muy amplio y además muy específico a cada entorno, ciudad o país en donde usted se encuentre. Por tal motivo, trataremos de compartir algunos tips que creemos son generalizables a la industria y que le puedan dar ideas para encaminar su negocio hacia el éxito empresarial.

Tipos de financiación

Apelar a “la familia y los amigos”: Es muy difícil que una entidad financiera le preste a un negocio naciente, mucho menos a un emprendedor con una idea en su cabeza.  Por tal motivo, es típico que los emprendedores recurran primero a financiar su idea con dinero de “familiares y amigos”.  Esto corresponde bien sea a una inversión de capital que una persona cercana haga en su negocio (o sea, que uno de sus familiares, en un porcentaje pequeño o grande, se vuelva su socio), o a recibir un préstamo de un allegado, con o sin intereses. 

Las cifras que se financian en estas rondas de “familiares y amigos” normalmente no alcanzan para llevar la idea a su “máxima expresión”.  Más bien, son utilizadas para crear un prototipo inicial de lo que se quiere montar, que sirva como “prueba de concepto” de que la idea es sensata, de que existen clientes en el mercado dispuestos a pagar por lo que usted ofrece, y de que, por lo tanto, su idea merece la pena de ser considerada por grupos de “inversionistas profesionales”. 

El pormenor de este medio de financiación recae en la responsabilidad que usted asume al recibir dineros de una persona cercana.  Al hacerlo, usted debe ser especialmente franco con la persona en manifestarle los riesgos que conlleva el emprendimiento, ojalá dejándolos por escrito en un documento que firmen ambas partes.  Entre familiares, como reza el dicho “cuentas claras y chocolate espeso”.  Igualmente, le recomendamos no recibir sumas de dinero de familiares y amigos que los pongan a ellos en aprietos financieros.

Financiación a través de fondos de innovación o campeonatos de emprendimiento

La mayoría de las grandes ciudades en Colombia, y el gobierno Colombiano, disponen de fondos públicos para el apoyo del emprendimiento.  Acceder a estos fondos requiere alguna medida de esfuerzo, puesto que los recursos son limitados y, por ende, estos fondos normalmente apelan a concursos para seleccionar los empréstitos a apoyar. Para tener posibilidades de ser seleccionados como ganador de estas iniciativas, se requiere de un grado importante de esfuerzo estructurando un Plan de Negocios adecuado y persuasivo.  Igualmente, el emprendimiento debe contar con un equipo de trabajo sólido que permita al jurado vaticinar una probabilidad alta de éxito para el proyecto.  Si bien se requiere un esfuerzo importante, el solo hecho de organizar su idea en un modelo de negocio (cálculos financieros, plan de mercadeo y comercial, equipo requerido, etc.) es de por sí un ejercicio muy útil para materializar su emprendimiento y hacerlo más tangible. 

Desde el punto de vista financiero, este tipo de concursos normalmente o entregan los dineros a “fondo perdido” (los entregan sin esperar nada a cambio excepto su correcta utilización para adelantar el emprendimiento); otras veces, prestan dinero a tasas de interés muy bajas, subsidiadas por el gobierno. Para saber más sobre este frente, les recomendamos chequear Google, su cámara de comercio local, o las iniciativas de entidades de orden nacional tales como MinTIC, quienes muchas veces abanderan este tipo de concursos o iniciativas.

Financiación a través de Capital de Riesgo (Venture Capital, o “VCs” en inglés)

En mercados altamente desarrollados para el emprendimiento, como lo son los EEUU, la financiación a través de Capital de Riesgo es tal vez el principal vehículo utilizado por los emprendedores para recaudar dinero.  Mercados como Silicon Valley cuentan con cientos de firmas de capital de riesgo, cada una especializada en un segmento de industria diferente.  En Colombia, el mercado de Capital de Riesgo apenas comienza a desarrollarse.  Sin embargo, existen en las principales ciudades fondos de origen nacional o extranjero que ya han invertido con éxito en emprendimientos Colombianos, especialmente en aquellos fundamentados en software o tecnología (por ejemplo, software para transporte, software de gestión empresarial, software de logística y domicilios, etc.) 

Un inversionista de Capital de Riesgo o VC busca criterios puntuales y específicos en cada idea de negocio o emprendimiento que explora.  Criterios generales de fundamental importancia que busca un VC incluyen: 1) que el emprendimiento cuente con un equipo sólido de emprendedores, preferiblemente personas con experiencia previa en el área de experticia de la que trata el emprendimiento (esto les indica que la persona conoce el problema que está tratando de resolver!); 2) que el emprendimiento, ojalá, ya haya superado algún tipo de “prueba de concepto” que permita determinar, así sea de la manera más preliminar, que existe un mercado para el producto o servicio que se está pensando desarrollar ; 3) que el equipo demuestre un entusiasmo total por el proyecto, y un grado de organización y madurez en plantear su idea, un conocimiento importante de la competencia directa o indirecta, y sobretodo, un conocimiento muy claro de los riesgos y las preguntas por responder que tiene el proyecto y como usted planea enfrentarlas.

Todas las firmas de Capital de Riesgo tienen enfoques diferentes.  Algunas están dispuestas a invertir cifras de dinero más mesuradas (típicamente entre US $ 50,000 y US $ 250,00 dólares) en negocios que se encuentran en su etapa más temprana (desde la etapa de “ideación” hasta la etapa de “primeros pasos demostrando tracción”).  Otras, en cambio, buscan compañías que ya han logrado probar su modelo de negocio, han generado ventas reales, han mostrado que el negocio escala de manera rentable, y buscan ahora más capital para hacerlo crecer.  Típicamente estas segundas, al menos en Colombia, son de capital extranjero, y sus inversiones normalmente son cuantiosas (superan el millón de dólares).  

Así mismo, algunos VC buscan participación mayoritaria (control) en los negocios que invierten, mientras que otros buscan una participación minoritaria (normalmente éstos últimos protegiéndose con ciertos acuerdos accionarios que no da lugar tratar en éste artículo).

En esta misma línea, los VC buscarán algún grado de control, lo cual puede ir desde una participación en la junta directiva, hasta una participación activa en el día a día de la administración de la empresa. Adicionalmente, es común ver cláusulas que se firman al momento de recibir la inversión que generan ventas forzosas de la compañía cuando el inversionista de Capital de Riesgo quiera vender, así sea que éste no cuente con la mayoría de la empresa. Invitar un partner de Capital de Riesgo al negocio tiene también sus pormenores.  Una empresa que abra las puertas a inversionistas “profesionales” debe ser muy cuidadosa y mucho más formal con el manejo de sus finanzas (optando por la implementación, por ejemplo, de un software de gestión empresarial, la auditoría de un software contable, y el manejo muy transparente y disciplinado de sus juntas directivas y órganos de gobierno). 

Finalmente, desde el punto de vista económico, todo VC tiene un horizonte mínimo de retorno esperado sobre su inversión.  Este se compone de un % de retorno sobre la inversión, como también de un periodo de tiempo dentro del cual se debe dar dicho retorno.   En cuanto al tiempo se refiere, este está previamente definido en las “reglas de inversión” (Investment Charter) del VC –típicamente 3, 5 u 7 años.  Así pues, la mayoría de los VC tiene como meta –algunos incluso como obligación—liquidar su inversión dentro de este horizonte predeterminado.  Por tal motivo, al recibir dinero de un VC no existe “inversión sin presión” y será el inversionista quien muchas veces determine la paciencia o impaciencia que se tendrá con el negocio si este no está dando los resultados esperados dentro de un periodo determinado (llegando hasta el punto, incluso, de despedir a los propios fundadores de la administración del negocio si no están dando resultados). 

A cambio de todo lo anterior, un VC trae consigo no solo dinero… De hecho, tal vez la mayor parte del valor que provee un VC es “blando”, o sea, existe en frentes diferentes al capital.  Por ejemplo, un VC bien seleccionado trae consigo una lista nutrida de contactos empresariales que puede impulsar el emprendimiento, o darle un alcance más regional o global a una idea inicialmente local a través de contactos en otros paises.  Además, un VC bien seleccionado tiene conocimientos en emprendimiento y en el área de negocio específica del venture en cuestión, apoyando en la toma de decisiones y el enrutamiento de la iniciativa.  En esta misma línea, si el VC es conocido, este le da muchísima credibilidad a la empresa, facilitando futuras rondas de financiación. 

Auto-financiación o “bootstrapping”

El “bootstrapping” (traducido como sacarse de un hoyo halando las cuerdas de nuestros propios zapatos) consta de montar el negocio solo con los recursos disponibles internamente, sin invitar necesariamente dineros externos a la compañía.  Para muchos emprendedores en serie, esta es la única fórmula con la que se sienten cómodos.  Estrictamente hablando, el bootstrapping incluye préstamos de familiares y amigos, recursos personales y otros tipos de préstamos que no involucran necesariamente ceder capital o control a terceros.

La ventaja del bootstrapping para el emprendedor es que le permite mantener las riendas de su propia empresa, lo mismo que mantener una participación accionaria alta en la misma.  Por supuesto, si bien es deseable en teoría, muchas veces es un “sueño imposible”, pues muchos negocios necesitan altas cantidades de dinero para progresar, las cuales solo están disponibles recibiendo recursos externos.

Crédito bancario

El crédito bancario es deseable para financiar cualquier tipo de empresa, incluyendo un emprendimiento, puesto que no implica ceder propiedad en la misma. Desafortunadamente, como reza el conocido lema, “muchas veces los bancos le prestan al que menos lo necesita”. Debido a la aversión al riesgo implícita en los esquemas de administración de las grandes instituciones bancarias, es muy difícil que un banco vea con buenos ojos el hacer préstamos a empresas de alto riesgo / alto potencial. Sin embargo, a medida que un negocio crece y logra demostrar ingresos, se hace más viable comenzar a apelar a líneas de crédito “tradicionales”, tales como las tarjetas de crédito corporativas, el factoring u otras. Ahora bien, para empresarios avezados, siempre existe la opción de pedir dinero en un banco y respaldarlo con activos personales (por ejemplo un inmueble). Esto hace que el préstamo se haga más viable, pues el colateral baja el perfil de riesgo percibido por parte de la institución financiera.

Otras alternativas no tradicionales:  

1) Family Offices:

En Colombia existen grupos de familia empresariales que muchas veces establecen fondos para inversión en nuevos negocios.  Estos grupos normalmente no son públicos y deben ser accedidos a través de contactos.  Sin embargo, son un buen socio puesto que a) son empresarios y entienden las dificultades de comenzar un negocio, b) son más flexibles que un fondo de capital de riesgo, c) son más rápidos en tomar una decisión de inversión.

2) Co-emprender con un grande:

Existen muchas ideas de negocio que son complementarias con empresas ya existentes y exitosas. Si usted siente que su idea de negocio puede ser atractiva a una empresa existente, preséntesela. La mayoría de los grupos empresariales grandes tienen fondos de inversión establecidos para ventures relevantes.  ¡Ser invertido por uno de éstos puede significar grandes sinergias para su negocio!

Acerca de Loggro

Descubre Loggro, el software para ventas, inventarios, facturación y contabilidad que te ayudará a controlar todos los activos de tu negocio de manera rápida, fácil y segura, para que no pierdas un solo peso.


Continua leyendo...

Contáctanos

Oficina Principal:

+57 (60 1) 794 17 44

E-mail:

info@loggro.com

Servicio al Cliente (Colombia):

soporte@loggro.com

WhatsApp (Colombia):

304 3854956

unete
unete

Al enviar su información, autoriza a Soluciones Empresariales En La Nube S.A.S. (“SENSAS”), NIT 901.361.537, para que en calidad de responsable, recolecte y trate sus datos personales, de conformidad con el Régimen de Protección de Datos Personales de Colombia y en cumplimiento de nuestra Política de Privacidad y de Protección de Datos

¡Mensaje Enviado!